no deseo

No deseo sea mi cumpleaños.
No me gusta ser el centro de atención.
No me gusta todos me vean. Todos se darán cuenta de lo fracasado que soy ahora.




Hoy mi familia me cantó cumpleaños feliz y al escuchar el "pide un deseo" se me vino a la letra esta canción:

Si me dijeran pide un deseo,
preferiría un rabo de nube,
un torbellino en el suelo
y una gran ira que sube.
Un barredor de tristezas,
un aguacero en venganza
que cuando escampe parezca
nuestra esperanza.

Si me dijeran pide un deseo,
preferiría un rabo de nube,
que se llevara lo feo
y nos dejara el querube.


una vez más

Perdón.
Perdón nuevamente

Me siento confundido. Me siento enredado en mi mismo, en mis ideas.
Sólo no quiero hacerte daño, te quiero demasiado como para intentar hacerlo.
Estoy jalando el hilo de las ideas para desenredarlo, para estirarlo, para estar tranquilo.

Y juro que ese hilo tiene tu nombre y tiene el olor de tu pelo.

Comer



“y era toda poesía, nena hermosa clandestina”
La semana pasada no te di líneas como todos los Lunes lo hice por varios meses, ¿qué podría decirte después de haberte visto, después de ese fin de semana? Nada.
No podría decir nada, solamente que me sentí en mi sitio. En mi sitio echado en tu pecho, varias cervezas encima, la noche de cómplice, la pansa llena y el corazón tranquilo.
Hace varios meses un sábado por la noche fuimos a cenar a San Antonio. Estacioné el auto, bajamos  y caminamos de la mano. Los metros de distancia a nuestra mesa pensé en lo feliz que estaba siendo en ese momento. Me sentí como realizado, pensé que ese momento era lo que sin saber había soñado desde hace mucho tiempo. Te pediste una pizza, recuerdo que no la terminaste. Recuerdo, también, que conversamos y la pasamos bien. Fui feliz porque estuve contigo, porque fue nuestro momento, porque lo único que nos importaba era estar juntos y conversar. Seguramente por ser sábado no teníamos ninguna prisa si no por estar juntos y pasarla bien.

Ahora comprendo que de eso se trata. Se trata de no tener ninguna presión, de no tener nada más en la cabeza que pasarla bien juntos,  de estar en el aquí y ahora, de disfrutarte, de seguirte conociendo, de compartir, de sentirme acompañado, de hacerte sentir querida, de quererte, de cuidarte, de darte soporte, de que me quieras y por sobre todo de verte feliz.

Sé que te he hecho daño. Me declaro culpable de sentir miedo, de estar confundido y de ser presa de mi ansiedad. Te reitero, y lo haré cuantas veces sea necesario, que te pido perdón por eso. Pero tal vez esto fue necesario para valorarte más, para reconocer mis deseos, para conocer mis miedos, mis angustias, mis temas, mis flaquezas y mis fortalezas. No busco justificarme, busco aprender a partir de la experiencia, busco tu perdón y busco tu amor. Busco una oportunidad.

Como le dije a Génesis, y como Cari me lo recordó hoy, se trata de estar convencido y de querer, de realmente querer para lograrlo. Se trata de saber que no será fácil, de saber que implica esfuerzos (a los cuales no he estado acostumbrado en mi vida), de valorar lo que tengo, de solucionar los problemas y no escaparme. Se trata de poner en una balanza todo lo bueno y lo que podría ser malo, porque sé que lo bueno siempre pesará más y que lo que creo perder no lo estoy perdiendo porque se trata de una inversión para lo que busco en el futuro.

“puedo ponerme humilde y decir que no soy el mejor, que me falta valor para atarte a mi cama. Y si quieres también, puedo ser tu trapecio y tu red, tu adiós y tu ven, tu manta y tu frio, tu resaca, tu lunes, tu hastío. O tal vez ese viento que te arranca del aburrimiento.”

“no me preguntes qué me pasa, tal vez yo mismo no lo sé. Préstame una horas de tu vida, si esta noche está perdida encontrémonos los dos” 

“no hay más estrellas que las que dejes brillar”

Me imagino yendo muchas veces más a San Antonio como esa vez, estar sentados en muchos lugares más contigo, para comer, para viajar, para firmar documentos, para conversar, para discutir, para compartir con nuestros entornos, para seguir conociéndote, para darte buenas noticias, para verte, para celebrarnos y para seguir tomando decisiones juntos.
 Pero como más deseo imaginarnos es que después de hacer todo esto nos vayamos a casa juntos.


y lo escribí antes que me dijeras te gusta comer conmigo

Hoy

Hoy fué un día más. Un día normal.
Hoy no fué un día más. Hoy me recoste y sentí felicidad.

No te he olvidado, tampoco te tengo en la cabeza 24/7.

Hoy llego a dormir en paz.
 Y ya no sé qué está pasando (¿lo supe alguna vez?)





Y no creo en las coincidencias, casi nos besamos porque somos como imanes

otro Lunes (Lunes cobarde)

Caminé, como todos los días, rumbo a mi casa. y soñando encontrarte en el camino.
Sabía que iría  aquí -en el tributo que te hago aquí todos los Lunes- justo después de cuando terminó de sonar la canción que me hizo deterrir la garganta y soltar un par de lágrimas que fue lo únicas que me acompaño a casa.

Llego y decido prender la computadora. Y decido escuchar el consejo musical de mi jefe.

Lo escucho

https://www.youtube.com/watch?v=RBumgq5yVrA

Y me arrepiento de sentirme tan identificado, de haber sido tan imbécil por tanto tiempo.
Y te stalkeo
Y te escribo
Y me vuelvo a poner igual de triste
Y ya quiero que esto se acabe.


Y me vuelvo a arrepentir, una y otra vez ¿hasta cuándo?

Pero no..

Esta lúgubre manía de vivir,
esta recóndita humorada de vivir
te arrastra Alejandra no lo niegues.
Hoy te miraste en el espejo
y te fue triste estabas sola
la luz rugía el aire cantaba
pero tu amado no volvió.
Enviarás mensajes, sonreirás,
tremolarás tus manos así volverá
tu amado tan amado.
Oyes la demente sirena que lo robó
el barco con barbas de espuma
donde murieron las risas
recuerdas el último abrazo
oh nada de angustias
ríe en el pañuelo llora a carcajadas
pero cierra las puertas de tu rostro
para que no digan luego
que aquella mujer enamorada fuiste tú
te remuerden los días
te culpan las noches
te duele la vida tanto tanto
desesperada ¿adónde vas?
desesperada ¡nada más!  (A.Pizarnik)

Pero no, ella no eres tú. Ya llego yo, me limpiaré, me arreglare y sólo ruego encontrarte al final del camino.

Adelanto de Lunes II

Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma.
Y uno aprende que el amor
no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad.
Y uno empieza a aprender...
Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes…
y los futuros tienen una forma de
caerse en la mitad.
Y después de un tiempo
uno aprende que si es demasiado,
hasta el calor del sol quema.
Así que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma, en lugar
de esperar a que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende…
y con cada día uno aprende.


-Jorge Luis Borges